¿ Y dónde está el piloto ?
  Imprimir Artículo Imprimir Artículo   Comparte este artículo Comparte este artículo    Comente este artículo
Algunas noticias irrelevantes por su impacto, sirven para entender como razonan los que tienen responsabilidades. En Argentina, en una misma semana, muchos medios de comunicación difundieron un par de noticias.Una de ellas daba cuenta que la Presidente ( y también su esposo, el ex Presidente ) recibieron al afamado director de cine, Oliver Stone, quien viene entrevistando a varios líderes latinoamericanos. Eso sucedía durante la primera jornada de actividades oficiales de la primera mandataria, posterior a su reposo de unos días relacionado a cierto malestar en su salud.

La otra novedad daba cuenta de que el Vicepresidente había alcanzado el límite máximo en la cantidad de amigos que la red social FaceBook permite a sus usuarios, en este caso logrando 5 mil contactos.

Es trascendente insistir en que ambas informaciones son absolutamente irrelevantes en su contenido y es poco probable que pasen a la historia como un dato de significación. Pero puede servir para entender la lógica ( si vale el término ) con la que funcionan los que se postulan para obtener la adhesión de millones de voluntades.

Evidentemente sus agendas están organizadas con parámetros diferentes a los de cualquier ciudadano preocupado por el presente de esta Nación. Es difícil imaginar a algún habitante de nuestras tierras, colocando ESE tipo de actividades con cierta prioridad en la tarea de gobierno. Asignarle tiempo no parece lo mas urgente. Tampoco lo mas importante.

Es probable que el tiempo invertido haya sido escaso. Pero es evidente que la escala de valores con la que algunos líderes enfocan las responsabilidades asumidas, no son las mismas que resultan de los recuentos estadísticos en los que opinan los ciudadanos manifestando sus preocupaciones presentes.

La violencia, la inseguridad, la crisis económica, el empleo, la salud, la justicia, la educación. La lista es extensa y no parece haber demasiado lugar para el cineasta internacional ni para la red social más popular del planeta.

Ambas cuestiones son poco significativas pero constituyen una sintomatología. La vanidad, la frivolidad y la ambición, hacen que los seres humanos se transformen. Así se terminan concretando situaciones que “racionalmente” no se hubieran producido bajo otro contexto. La convocatoria del director de cine fue demasiada tentación para la vanidad del matrimonio. Aun en situaciones críticas para el país como las actuales. Inclusive a riesgo de perder mas puntos en las encuestas que muestran que ese descenso no modifica la tendencia.

El hombre que acompañó en la fórmula a la Presidente, asumiendo ese rol y que el año pasado obtuviera protagonismo a partir de su voto “no positivo” en el conflicto del campo, evidentemente está concentrado en cuestiones vinculadas al futuro del poder. La construcción de una alternativa electoral lo absorbe. Lo encuentra coqueteando a ambos lados del mostrador tanto con severos opositores como con tímidos críticos. Por eso la red social más famosa del mundo, se convierte en una herramienta más para ese objetivo. Probablemente no sea él siquiera quien este trabajando día y noche en ese “reclutamiento virtual” de amistades, pero demuestra que “su foco” esta puesto en las próximas elecciones legislativas.

Ambos hechos pasarán inadvertidos. Solo serán una anécdota más en pocas semanas. Pero exterioriza la manera en la que razonan nuestros poderosos. Algunos creyeron que los tiempos de la frivolidad ya fueron superados. Evidentemente no. El poder seduce y obnubila más de la cuenta. Muy pocos privilegiados son capaces de administrarlo con inteligencia, sin perder los valores esenciales que los llevaron a la actividad política. Se trata de los “estadistas”, esos que hace tiempo que no conducen los destinos de nuestras comunidades.

Es probable entonces, que algunos de los que hoy se enfrentan a los circunstanciales detentadores del poder, los opositores, mañana puedan ser los futuros protagonistas de nuevas anécdotas similares. No están exentos. Los seres humanos cambian y no siempre para bien.

La agenda de la política debe establecerla la sociedad. Está claro que no puede quedar en manos de los más bajos instintos de sus “representantes”. La acumulación de poder los obsesiona a tal punto de perder el norte.

El pais espera soluciones para su interminable nomina de problemas. La sociedad observa con indignación estos acontecimientos superficiales que muestran lo peor de sus dirigentes.

Evidentemente nadie se encuentra trabajando fuertemente en los asuntos de la gente. Los temas que preocupan, siguen esperando que alguien, mágicamente, se ocupe de ellos. La sociedad sabe que ESTA casta de líderes no tiene la solución y, está visto, que además, sus prioridades están invertidas.

Les preocupa el poder y alimentar sus vanidades. La próxima elección y disfrutar del poder figuran al tope de los primeros renglones de esa agenda cotidiana. La sociedad, mientras tanto, se pregunta repitiendo el titulo de aquella comedia ¿ Y donde está el piloto ?.

Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
03783 – 15602694
Corrientes – Corrientes - Argentina

Escriba su comentario







Volver

programa_de_radio

bannerblog

Union Editorial

banners-facebook2