EEUU y Argentina:. La oportunidad de tener una opinión propia
  Imprimir Artículo Imprimir Artículo   Comparte este artículo Comparte este artículo    Comente este artículo

Sabido es que el mundo se ha vuelto mayoritaria y progresivamente antinorteamericano.

No es menos conocido que los EEUU se han ocupado en las ultimas décadas de generar en muchas comunidades, naciones e individuos este sentimiento con decisiones, la mas de las veces inadecuadas. El apoyo a las dictaduras en alguna etapa de la historia, su imperialismo mas voraz expresado en ese autodesignado rol como gendarme del mundo, su contradictorio proteccionismo económico, las guerras que ha provocado por iniciativa propia, su novedosa y al mismo tiempo inmoral teoría de la guerra preventiva, son solo un ejemplo de lo que el mundo rechaza con sobrados motivos de la conducta de esa nación.

La Argentina no es la excepción a la regla, es mas, ciertos sectores de nuestro país viven denostando no solo las decisiones de ese gobierno, sino tambien criticando el estilo de vida de sus habitantes.

Como dice Alberto Benegas Lynch ( h ) en un articulo recientemente publicado en LA NACION “ Somos conscientes de que se acoplan a las críticas antinorteamericanas aquellos que odian la forma de vida basada en los derechos de las personas. No resisten el éxito de aquel pueblo respetuoso de las libertades individuales. Los acomplejados y envidiosos de siempre que sostienen que allí todo depende del volumen depositado en el banco no pueden digerir que ese país cuente con la proporción mayor de obras filantrópicas, visitas a museos, orquestas sinfónicas, publicación de libros, asistencia a templos religiosos y otras manifestaciones culturales y espirituales de peso “.

En lo personal no creo en los buenos, ni en los malos. La simplificación de los personajes de caricatura de Hijitus y Neurus de mi infancia es una matriz que no cabe entre adultos. Ningún ser humano es tan malo, ni tan bueno, ninguna Nación tiene la verdad en sus manos, ni todo lo que hace es detestable.

Quienes admiramos muchos ( no todos ) de los valores que han convertido a los EEUU en una gran Nación, sabemos tambien que han cometido muchos errores y aberraciones en su historia como país.

Tienen mucho por corregir y tambien mucho de que sentirse orgullosos. Tienen mucho que enseñar y mucho que aprender……. como casi todas las naciones del planeta…. Incluidos nosotros.

La Argentina por su parte, ha cometido un pecado que atenta contra su propia independencia y libertad. Nuestra nación opina SEGÚN lo hace EEUU.

Así se han turnado en el poder gobiernos mas cercanos a él o mas distantes en diferentes épocas de nuestra historia. La discusión ha parecido ser siempre, a favor o en contra de los EEUU. Algunos temas han ocupado el centro de este paradigma, como lo son y han sido en diferentes circunstancias, la deuda externa, los derechos humanos, el bloqueo a Cuba, la guerra, el medioambiente, la batalla contra las drogas, el terrorismo internacional, la lucha contra las dictaduras, el ALCA, la intromisión en la soberanía de las naciones, por solo enumerar algunos temas.

Pero Argentina sin querer seguramente ha caído en su propia trampa. Una trampa que comparte con otros países en el planeta, particularmente dentro de Sudamérica. Sus opiniones y posiciones son CONTRA o a FAVOR de EEUU. Y esto en si mismo conlleva a un error. Argentina debe tener la DIGNIDAD de tener opiniones que le sean propias, su propia visión, sus propios conceptos, no necesita un referente, un parámetro para tomar decisiones

Argentina debe recorrer con serenidad el mas difícil de los caminos, el de poder decidir por si misma, sin prejuicios, sin fantasmas, sin paranoias, con independencia y con convicciones.

La idea no es mirar que opinan los demás para saber que pensamos nosotros. Podemos pensar por nosotros mismos. Tenemos el deber moral de hacerlo, porque somos una nación libre e independiente, porque tuvimos la dignidad y el coraje de luchar por nuestros ideales cuando nació esta patria. Pero la libertad se revalida en cada jornada, en cada oportunidad, y en cada momento en el que esta en juego lo que somos en el presente y seremos en el futuro.

Dejemos de opinar según lo que hace o deja de hacer EEUU. Debemos ser dignos.

Tenemos derecho a pensar igual o diferente, y eso no depende de quien gobierne, depende de nuestra capacidad, de nuestra honestidad para fijar posiciones de acuerdo a los intereses y convicciones de nuestra patria.

Algunos temas los hemos encarado con un infantilismo que solo puede comprenderse cuando de gobiernos populistas y demagogos se trata. Estar en contra de EEUU es hoy casi una moda, suena popular.

Somos un pueblo civilizado y por eso debemos estar en contra de la Guerra, las que ha favorecido y organizado EEUU….. y las de cualquier otro país que haya tenido la temeridad de resolver sus conflictos por esta descartable via.

Debemos luchar contra el terrorismo en cualquiera de sus formas, el que se hace desde el Estado con los recursos de la gente y de las otras expresiones mas cobardes como ETA, IRA, FARC, Sendero Luminoso, Al Qaeda y el que sea, porque nadie tiene el derecho de imponer sus ideas por la via del terror y la muerte.

Debemos pelear con medios legítimos ( que no incluyen la guerra y la intromisión ) contra las dictaduras, contra todas, las de Castro y las de cada uno de los pocos países comunistas que quedan, y contra cualquier otra forma de tiranía donde quiera que se encuentre. Tampoco importa mucho su pensamiento, solo importa que la gente debe tener derecho a vivir en libertad.

Debemos oponernos a los bloqueos económicos, al que haga o promueva EEUU y al que pretenda hacer cualquier otra nación contra cualquier pueblo.

Debemos reclamar por los derechos humanos que son violados hoy en Cuba y en cualquier otro país. Las torturas no pueden ser admitidas ni en Cuba, ni en EEUU, ni en la guerra, ni en la paz. No son admisibles en un mundo civilizado, y Argentina no puede tener silencios cómplices en esto que no tolera siquiera discusión

Debemos luchar a favor de la prensa libre y la libertad de expresión, en Argentina, en Venezuela, en Cuba y en cualquier lugar de la tierra donde quieran acallar la expresión de un ser humano, no importa que ideología tenga.

Acerca de la integración económica debemos pelear por sociedades abiertas que crezcan para beneficio de nuestros pueblos, Mercosur, ALCA, Comunidad Económica Europea, acuerdos bilaterales, no importa el camino, no importa la “ marca “ importa la idea, no quien la promueve ni su dueño intelectual. Animémonos a discutirlo no según su procedencia sino según sus objetivos y en que medida nos serán de utilidad para lograr nuestros objetivos como país.

Tenemos acaso alguna opinión formada acerca de este tema ?. Hemos estudiado la cuestión como para saber de que se trata o solo sabemos que EEUU esta de por medio y eso de por si la invalida como posibilidad ? A riesgo de ser sincero no tengo una posición tomada al respecto, solo tengo el prejuicio de pretender para mi país una economía mas abierta que la actual, con mas oportunidades. Creo que merecemos la posibilidad de discutirlo.

El final de la IV Cumbre de las Américas parece vivirse hoy como un triunfo en la Argentina. Hoy tengo la sensación de que no hemos decidido nosotros, solo hemos opinado en función de EEUU. En este caso no se logro un documento a favor del ALCA. La agenda fue finalmente una impuesta por EEUU. Que paradoja. Los que creen que gano el Mercosur y perdio el ALCA y viven esto como un partido de futbol donde hay vencedores y vencidos, se perdieron una parte de la película. Perdimos todos, los que no tienen siquiera idea de que se trata el ALCA creen que han vencido, yo simplemente creo hemos perdido como país, como nación libre e independiente “ la oportunidad de tener una opinión propia “

Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
03783-15602694
Corrientes - Corrientes - Argentina

Escriba su comentario







Volver

programa_de_radio

bannerblog

Union Editorial

banners-facebook2