La reforma educativa…. pero en serio
  Imprimir Artículo Imprimir Artículo   Comparte este artículo Comparte este artículo    Comente este artículo

Muchas veces se ha hablado de esto. Es, sin dudas, uno de los temas mas trillados, peor abordados y de mas ineficaz resolución en nuestras sociedades.

Siempre que tan ampulosamente se menciona a la reforma educativa parece que hablamos de aumento de presupuesto, mas salario docente, mas escuelas, obligatoriedad en la enseñanza, desgranamiento, repitencia, entre tantas otras cuestiones.

Creo que la educación en nuestra sociedad merece una revisión algo mas profunda. Si queremos cambiar, debemos hacerlo en serio y no como hasta ahora, solo discutiendo lo secundario sin ocuparnos de lo principal.

No se puede modificar la educación abordando sus consecuencias y esquivando astutamente sus causas, o solo con reformas parciales que lo que hacen es modificar algo para dejar el resto igual.

Suponer que aumentando el salario docente, recuperando la recordada escuela primaria o con la mera sanción de la nueva ley de financiamiento, vamos a cambiar la historia de la educación en estas comunidades puede caer en la ingenua percepción de creer que ESOS son los problemas de la educación.

La puja de sectores sindicales defendiendo mezquinos intereses corporativos y arrogándose el derecho a opinar por todos, o simplemente pretendiendo tener derechos superiores en el nombre de la educación, no parecen ser el mejor camino.

En estas sociedades, para resolver el problema educativo, debemos dar el primer gran paso: recuperar el gobierno de las escuelas, logrando una real democratización de las decisiones educativas, la efectiva participación y el compromiso de la sociedad.

Esto que podría leerse como un simple enunciado es deseado por muchos, inclusive por los autoproclamados defensores de la educación. Pues son ellos mismos los que NO PIDEN con la misma fuerza que los aumentos de sus salarios o de los presupuestos, los pasos imprescindibles para una verdadera democratización de la educación.

Tendrán ciertos sectores que hablan mucho y hacen poco por el cambio, temor porque sea la sociedad, la gente, los padres quienes gobiernen la educación ? A que realmente se le tiene miedo ? No sera que la sociedad se puede poner muy exigente con los sectores que solo piden y no están dispuestos a dar ?.

A la democracia no se le teme. Por eso debemos propender a un verdadero cambio educativo, cuyo pilar debe ser devolver la educación a las manos de la sociedad.

Le tengo particularmente mas confianza a la decisión de los padres cooperando con todos los actores de la educación, que a los iluminados burócratas del sector publico y su correlato corporativo sindical. La sociedad toda debe decidir el camino de la educación y seguramente lo encontrará con mucha mas facilidad que lo hecho y logrado hasta ahora.

Debemos luchar por una educación en manos de la gente, cuanto mas municipal mejor, cuanto mas cerca de los padres mejor, cuantos mas padres se comprometan en el proceso mejor, cuanto mas rindan cuentas funcionarios, directivos y docentes mejor, porque nuestros hijos merecen una educación con valores morales sólidos donde esto no sea proveído solo por la escuela formal sino por padres comprometidos a tener un discurso alineado con la educación con coherencia entre lo que decimos que hacemos y lo que hacemos. Esto solo se puede lograr con la inclusión de los padres en el sistema educativo, de lo contrario los padres parecemos espectadores y los docentes protagonistas, cuando en realidad TODOS somos protagonistas de la formación de nuestro chicos.

La educación debe sostenerse sobre la base de que nuestros hijos aprendan, se diviertan, disfruten como lo hacíamos de muy pequeños o como lo hacen los que eligen sus carreras superiores. No es razonable aceptar que los niños, los adolescentes perciban el sistema educativo como una prisión, ese lugar en el que NO desean estar y al cual prefieren criticar.

Esa es tambien una responsabilidad de padres y docentes, del sistema todo. La escuela debe contener en el sentido de dar contención, pero para ello tambien debe aprender a hacerlo, debe ser creativa y evolutiva y no un estructurado edificio lleno de rígidas disciplinas que no enseñan, que no ayudan, que no dejan mas que escasa curiosidad, pocas ganas de investigar y un conocimiento de libro que la vida cotidiana precisa pero que no es suficiente para la lucha diaria en una sociedad cada vez mas exigente.

Siempre se habla de nuestros maestros, de nuestros profesores, de nuestros docentes, pero lo cierto es que pretendemos que ellos sean los mejores, sean esforzados y sacrificados, que promuevan valores, que enseñen contenidos, pero mucho mas aun a bucear en el conocimiento, a instalar el pensamiento critico en nuestros jóvenes, a fomentar sus responsabilidad en el proceso, y el interés por su comunidad. Para eso es preciso contar con los mejores docentes, probablemente no todos los actuales formen parte de esa nómina, porque hay que dejar de lado las hipocresías, no todos los directivos actuales, no todos los docentes actuales están preparados para formar parte del cambio.

Siempre se habla en este país de cambios, reformas, pero pocas veces se enfrentan REALES reformas. Si queremos modificar el futuro, pues es tiempo de replantearnos que cosas modificaremos y que sectores tradicionales deberán deponer sus miopes teorías conservadoras que lo son porque no quieren modificar nada. Si pretendemos honestamente cambiar los resultados educativos de lo que hacemos, pues es hora de hablar de reformas ……..pero reformas en serio.

Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
03783-15602694
Corrientes - Corrientes - Argentina

Escriba su comentario







Volver

programa_de_radio

bannerblog

Union Editorial

banners-facebook2