Convención Constituyente. La hora de los bifes
  Imprimir Artículo Imprimir Artículo   Comparte este artículo Comparte este artículo    Comente este artículo

Se inicia finalmente la dinámica constituyente en la provincia de Corrientes. Mucho se nos ha dicho, bastante hemos hablado de esta cuestión, y claro está, esperamos que ahora todo aquello que se prometió se cumpla.

Algún escéptico, con cierta cuota de sustento científico dirá que pecamos de ingenuos si creemos que lo oportunamente comprometido se plasmará ahora en realidades. Después de todo, tantos hechos demuestran que la campaña es tiempo de promesas y luego solo vienen las justificaciones disfrazadas de pragmatismo.

Igualmente, tenemos derecho no solo a pensar que algo pudo haber cambiado, sino que tenemos la obligación ciudadana de hacer cumplir aquello que nos fue propuesto.

Es cierto que nos dijeron mucho, que la reelección no era el tema mas relevante, que defenderían el derecho de propiedad, que los cambios que se traía esta reforma mejorarían la calidad de vida de los correntinos, y que sentarían las bases de un acuerdo para varias décadas mas.

Llego la hora de los bifes, el tiempo de dejar de lado las palabras y de demostrar en hechos cada una de esas afirmaciones. Es tiempo de honrar las promesas de campaña, tiempo de recuperar algo de la credibilidad perdida.

Los constituyentes han dejado de pertenecer a sus propios partidos y les toca ahora el turno de acordar, consensuar, debatir y legislar bajo sus propias creencias. El millón de correntinos está esperando que cada convencional, esté a la altura de las circunstancias, asumiendo sus limitaciones, rodeándose de gente que sepa de cada cuestión y fundamentalmente aportando el capital que mas se les pide a los que deciden volcarse a la actividad política y ciudadana, dignidad…. una importante dosis de dignidad.

Sabemos a priori, por lo expresado por muchos de los entonces candidatos, hoy convencionales, que en los mas de los tópicos se coincide en el fondo de la cuestión y resta por ver cuestiones instrumentales. También sabemos que en otros aspectos existen significativas diferencias no solo entre los frentes originales, sino también entre los ahora constituyentes dentro de esas mismas alianzas.

Todos apostamos a que tengamos debate, un inteligente y creativo debate de ideas, de la que la sociedad también participe, mas allá de los mecanismos de la democracia representativa que nos permitió opinar el pasado 18 de febrero.

La discusión acerca de la reelección tendrá un protagonismo en esta historia. No porque sea el tema mas importante, no porque siquiera la sociedad este demasiado concentrada en su instrumentación definitiva, sino mas bien porque mostrará al desnudo las reales intenciones de unos y otros en este asunto. Quedará a las claras ahora, si se trataba realmente de un punto mas de la nómina de cuestiones a abordar o si, como piensan los mas, era la UNICA y verdadera razón para convocar a esta reforma. Ya conocemos lo que afirmaron en su ocasión unos y otros, ahora veremos quien tenia la razón de su lado.

Por otro parte, será el tiempo de ver como manejan el tan trillado y manoseado concepto de la propiedad, la reforma agraria y el reordenamiento territorial. Aquellos que se llenaron la boca hablando de esto y levantaron como banderas de una legislación moderna, tendrán que mostrar concretamente de que se trata.

Es tiempo de traducir tanta ampulosidad en el texto constitucional, y seguramente esto ameritará que los ciudadanos estemos MUY atentos para que luego una imprudente redacción no sea el comienzo del avance sobre nuestros derechos mas elementales a poseer aquello que nos corresponde como individuos. En este aspecto, parece que estamos indefensos y no tendremos quienes nos representen adecuadamente. Creerán que legislan sobre algo, pero estarán fijando los pilares para que los picaros de siempre insistan en avanzar en su obsesiva actitud de colectivizar la propiedad.

El resto de los temas tienen un mínimo acuerdo y solo seremos participes de disputas instrumentales para ver como se conforma el consejo de la magistratura, la unificación del sistema educativo y las cuestiones operativas del régimen municipal, por solo mencionar algunos de los mas significativos que componen la extensa agenda de la reforma.

Es cierto que se discutirán temas trascendentes. Es correcto afirmar que muchos de los institutos sobre los que recaerá el arte legislativo de estos convencionales son relevantes. Pero a no equivocarse, no se juegan solamente en esta instancia histórica el futuro de muchos correntinos, sino también la credibilidad de una generación de políticos, de esos que fueron convocados al retiro del “que se vayan todos” como de los que trajo la renovadora imagen de algunos, que por ahora son solo caras nuevas de formas de hacer política bastante antiguas.

Está en juego la credibilidad de una clase dirigente. Han hecho promesas. Ahora es el tiempo de cumplirlas. La retórica quedará como parte de lo que fue. La Convención Constituyente tiene ahora un desafío. Archivar la guitarra y ponerse los pantalones largos. Llegó la hora de los bifes.

Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
03783-15602694
Corrientes – Argentina – Argentina

Escriba su comentario







Volver

programa_de_radio

bannerblog

Union Editorial

banners-facebook2