Mucho que aprender de Venezuela
  Imprimir Artículo Imprimir Artículo   Comparte este artículo Comparte este artículo    Comente este artículo

Importantes cuestiones se han puesto en juego en el último referendum venezolano. Es tiempo de analizar, mas allá del hecho político, las enseñanzas que transmite este pueblo a todo el continente.

Es cierto que esa Nación vive momentos difíciles. La lucha por las libertades, la defensa de la República, la consolidación de un modelo. Demasiados asuntos trascendentes se definen en cada pulseada. Pero nadie puede dejar de reconocer algunos aspectos en los que este país está dando cátedra. Deberíamos intentar aprender de ello.

Hoy gobierna Venezuela un cuestionado y carismático líder, de conocido pasado golpista, que recita su, cada vez menos creíble, vocación democrática.

Ha logrado avanzar, tal vez mas de la cuenta, sobre ciertas libertades poniendo en vilo, no solo a su país, sino también a buena parte del continente que lo mira con recelo.

Sin embargo, aún con libertades limitadas, un poder concentrado y arbitrario ejercido con decisión, la oposición ha ofrecido una lección al mundo. No se trata de idealizar a este conjunto de dirigentes opositores. Se trata de algo bastante mas simple.

Disímiles ideas, diferentes visiones respecto de su proyecto de país, un verdadero abanico de ideologías se han reunido alrededor de férreas convicciones, con una abrumadora claridad conceptual, estableciendo prioridades. Ellos han sido la clave para sumar voluntades y detener, al menos por ahora, la maquinaria que se proponía seguir aplastando libertades.

Ya demostraron suficiente pragmatismo cuando en la última elección presidencial lograron consensuar un candidato único, dejando de lado sus evidentes diferencias. Priorizaron una agenda que preservaba lo institucional, la defensa de la propiedad privada, la vigencia de la república y el imperio de las libertades.

Ninguna de esas organizaciones, partidos o alianzas tenían una solución consensuada a cada una de las problemáticas que debía enfrentar en la hipótesis de tener que asumir un nuevo gobierno. Así y todo, pudieron dejar de lado cuestiones mezquinas, relegando sus ambiciones personales y sectoriales para hacerle frente a la siempre sólida estructura del oficialismo gobernante.

Fueron derrotados. Chavez consiguió así otro periodo presidencial, pero lo logró sin la amplitud que esperaba. Sintió, sin dudas, un freno a sus aspiraciones y conociendo las reglas de juego que determinan el natural desgaste del poder, entendió que el momento de profundizar su sueño, de ir por mas, de lograr las reformas que condujeran a Venezuela a un Estado Socialista, debía anticiparlo. No podía dejar pasar mas tiempo.

Así llego este año 2007 y el “régimen” puso “toda la carne en el asador”. Se decidió y busco la reforma constitucional, esa que le permitiera ir cerrando el círculo. Otra vez, la oposición actuó con inteligencia, sin caprichos ni protagonismos personales. Todos los líderes sociales, un apasionado grupo de estudiantes y cada partido político de oposición se sumaron para dar batalla nuevamente al oficialismo.

En esa suma algebraica de voluntades estuvieron todos. No solo los defensores de las libertades y de la democracia. A no engañarse. También aportaron algunos oportunistas que fueron hasta hace poco parte del régimen y que se alejaron por cuestiones de poder.

En una reñida elección y en el marco de una compleja campaña, la oposición lograría un ajustado triunfo dando la sorpresa, cuando muchos anunciaban un sencillo recorrido para obtener la mayoría que autorizara la reforma propuesta por el oficialismo.

La oposición ha enseñado mucho a quienes siguen creyendo en historias infantiles. Al poder solo se lo derrota con inteligencia, con convicciones y fundamentalmente con grandeza. Cuando estos componentes están ausentes, podemos garantizar la continuidad del poder en todas sus formas. Ya lo dice un conocido lugar común “divide y reinaras”. Cualquier gobernante lo conoce…….. e intenta aplicarlo.

Solo venciendo la tentación de estos personalismos, dejando de lado cuestiones superficiales, y poniendo prioridad sobre aquello que es relevante, se puede llegar a una disputa con cierto equilibrio, con alguna chance real.

El camino aun no se ha completado. Solo se ha logrado establecer un hito, un mojón, un icono que demuestra que “ se puede “, que el poder es efímero y que ninguna causa se debe dar por perdida sin intentarlo antes todo, aun cuando las condiciones parezcan, a priori, desfavorables.

La oposición en Venezuela, sabe que solo ha dado otro paso. Tal vez el mas importante de la historia reciente. Le han abierto un crédito a la esperanza de sus compatriotas y de un continente que mira con interés el proceso que allí se vive.

No es momento de dormirse. Es tiempo de profundizar las convicciones y evitar todo aquello que pueda amedrentar a los partidarios de la democracia, a los defensores de la libertad y la propiedad. El poder intentará recorrer ese predecible camino.

Chavez, merece un párrafo aparte. Aún equivocado, y frente a las evidentes diferencias que se puedan tener con él y sus seguidores, habrá que reconocerle su tenacidad, su perseverancia. Cuando vencido en las urnas días atrás dijera “Para mí esta no es una derrota. Es un por ahora.” esta expresando mucho. Equivocado probablemente, pero sin perder la brújula del camino que se trazó como proyecto político.

Se pueden poner en duda, sus convicciones democráticas. Hay razones mas que objetivas para sostener esta afirmación. Pero nadie debe creer que su vocación de poder se detendrá así nomás.

Vencedores y vencidos en el 2006 en la presidencial. Triunfadores y derrotados en este referéndum de 2007. En ambos casos y ocupando roles opuestos unos y otros, nos han dado una lección plagada de convicciones, un verdadero canto a la perseverancia.

Buena parte de Latinoamérica mira todo este proceso con particular preocupación e interés. Lo bien que hacemos. Tenemos mucho que aprender de Venezuela.

Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
03783-15602694
Corrientes – Corrientes - Argentina

Escriba su comentario







Volver

programa_de_radio

bannerblog

Union Editorial

banners-facebook2